¿Qué enfermedades pueden contagiarnos las mascotas?

Diversos estudios han puesto de manifiesto en muchas ocasiones los beneficios que las mascotas generan en sus dueños. Sin embargo, no todo lo que transmiten es siempre positivo. Los perros, gatos y otros animales domésticos pueden, por ejemplo, contagiarnos enfermedades, algunas de ellas puede incluso graves.

Bartolenosis o enfermedad del arañazo de gato:

En ocasiones, los gatos pueden transmitir a través de sus arañazos o mordeduras una enfermedad llamada bartolenosis. Se produce por una infección por la bacteria Bartonella henselae y también se conoce como enfermedad del arañazo de gato. Los síntoma, normalmente, son fatiga, fiebre o malestar general, además del enrojecimiento o inflamación de la zona afectada. Suele curarse sin tratamiento y no se transmite entre humanos.

Toxoplasmosis:

Los gatos también pueden contagiarnos la toxoplasmosis a través de sus heces. Aunque esta enfermedad no es grave en general –más allá de ciertos síntomas de dolores de cabeza o musuclares– , supone un grave riesgo para las mujeres embarazadas, ya que puede transmitirse al feto con consecuencias graves. Por eso, en estos casos es fundamental tomar precauciones a la hora de limpiar los recipientes higiénicos de estos animales. 

Campilobacteriosis:

La campilobacteriosis es la enfermedad más común transmitida por las mascotas. Pueden contagiarla desde perros a gatos, roedores, conejos, pájaros, reptiles y anfibios, y lo hacen de nuevo a través de las heces. Normalmente, se supera sin necesidad de un tratamiento específico, pero durante algunos días, si hemos sido contagiados, podemos notar fiebre, dolor abdominal o incluso diarrea.

Sarna sarcóptica:

Perros, gatos y otros roedores pueden portar también un tipo de sarna potencialmente contagiosa a los humanos. Esta enfermedad, causada por ácaros, produce surcos en la piel y picor, que puede ser intenso, aunque en las personas la superan sin necesidad de tratamiento en unos días.

Psitacosis:

La psitacosis es una infección que afecta a algunas aves, como loros y periquitos, y que se transmite por los excrementos a través de la bacteria Chlamydophila psittaci. El propio polvo de estas puede causar el contagio al ser inhalado. Produce síntomas como fiebre o dolor de cabeza.

Borreliosis o enfermedad de Lyme:

Otro riesgo para los humanos que poseen animales como mascotas es la del contagio de enfermedad de Lyme o borreliosis. Es este caso el transmisor es la garrapata. Puede causar fiebre, dolor de cabeza, vómitos, manchas en la zona de la picadura o dolor muscular y articular. Normalmente, esta enfermedad desaparece sin cuidados específicos, pero en algunas ocasiones puede generar secuelas neurológicas y cardiacas.




Palabras clave

Perros Gatos Mascotas